Tag Archives: internet

No hay internet (Anecdotario 5)

manos teclado

Anecdotario

Febrero 3, 2015

“No hay internet”
Admito que temo oír esas palabras. Me he acostumbrado a la rutina diaria del correo, a su eficiencia para lidiar con miles de asuntos, a las noticias que trae: las buenas y las malas; a la agenda a la que me somete. Lo maldigo a menudo, pero ya se convirtió en pan nuestro de cada día. La dieta de internet es de las más duras que hay. Pues bien, el fin de semana mi internet se marchó por la ventana. Pasé sábado y domingo incomunicada con el mundo que a diario visito: El País, el NYTimes, este espacio, el otro, mis correos. Decidí no sufrirlo y leer. Tenía varios libros pendientes, así que me tiré en la cama en un silencio hermoso y me zambullí en la lectura.¿Adivinen cuántos libros leí en dos días? Tres. Uno detrás del otro. Y la pasé muy bien sábado y domingo. Pensé mucho, hice anotaciones, escribí un artículo…Ahhh pero el Lunes, el Lunes tampoco había internet. Y empecé a llamar por teléfono a Claro, la compañía que me lo provee. Y a llorarle a los operadores telefónicos. Por favor, estoy incomunicada, me urge. Lo lindo de Nicaragua es que los poetas tenemos cierto poder y a media mañana apareció un técnico simpático y zas, por obra y gracia de no sé qué tuercas que tocó, otra vez se cargaron los correos, el Google y volvió la normalidad a mi existencia. ¿Que somos ya?
¿Seres que nos prolongamos en la interconección de nuestras neuronas, solitarios pulsores de comunidades cibernéticas? Pero no. Podemos existir sin estas cosas, pero ya no somos los mismos. Nosotros los de entonces ya no somos los mismos.

EL EQUILIBRIO IMPRESCINDIBLE

BITÁCORA DE GIOCONDA BELLI
08:58 – 03/09/2009

El 2 de Septiembre no es sólo el aniversario de la creación del Ejército Popular Sandinista. En esa misma fecha, en 1969, fue cuando por primera vez se logró que dos computadoras intercambiaran información, o sea fue el inicio de la historia de la internet. Pero hay relación entre una cosa y otra: la internet fue el resultado de ARPANET, un proyecto militar de comunicación. Aunque personalmente espero que los ejércitos desaparezcan algún día de la faz del planeta (porque por muy buenos, gallardos y constitucionales que sean, no dejan de ser instituciones creadas para la guerra), no se puede negar que el afán de los proveedores de estos cuerpos castrenses por dotarlos cada día de mejores instrumentos y más sofisticada tecnología ha tenido resultados que, en muchos casos, han sido beneficiosos para la humanidad.

La Internet es, desde luego, el subproducto quizás más paradójico que haya producido esa búsqueda. El aporte de los militares fue ampliamente superado por la enorme cantidad de técnicos, ingenieros y genios que se dieron a la tarea de desarrollar esa posibilidad y convertirla en el instrumento de comunicación democrático y global que es hoy en día, pero lo cierto es que sus ancestros fueron seres de uniforme. Lo cual me lleva, un poco obtusamente si se quiere a este asunto del ejército en Nicaragua del que, por ser éstas sus fechas onomásticas, así como las fechas patrias, se ha hablado tanto en estos días.
Continue reading