KAIROS, el dios del instante efímero

¿Qué pasaría si adoptáramos la concepción griega de los dioses? Me parece tan sana y sobre todo tan útil para saciar la imaginación humana, necesitada de héroes o monstruos. Los griegos imaginaron a los dioses en un mundo aparte del nuestro situado en el Monte Olimpo, en el que vivían una existencia que, no por ser ellos inmortales, carecía de riesgos. El mismo Zeus era vulnerable a las travesuras o conjuros de su celosa esposa Hera y cualquiera de ellos podía sufrir, igual que los seres humanos, por sentimientos bien conocidos como los celos, la soledad, el narcisismo, la furia o la envidia. Los dioses griegos eran también susceptibles a los encantos humanos y el juicio que tenían sobre las acciones de los hombres no era un juicio basado en un estricto y rígido código moral, sino en la superior comprensión de la naturaleza humana. Por lo mismo, ese juicio y sus consecuencias, igual podía ser magnánimo que terrible. Los griegos no esperaban que sus dioses impartieran justicia o les proveyeran de las claves que les enseñaran a vivir. Se sabían solos en la Tierra. Sabían que no podían esperar que los dioses dejaran de vivir sus aventuras o enredos para atenderlos a ellos y por tanto se ocuparon ellos mismos de indagar cómo funcionaba el cielo, la tierra y cuál sería la manera de vivir que más felicidad y satisfacción podría traerles. Qué era la virtud y cómo vivir una vida virtuosa fue una de sus preocupaciones, ésa que les llevó a descubrir la necesidad de saber y conocerse a sí mismos, esa búsqueda que llamaron “filosofía” o sea, amor por la sabiduría.
Los griegos eran religiosos. Creían en mantener tranquilos y satisfechos a sus dioses. Los celebraban y aplacaban con templos y ritos, pero no los hacían responsables o jueces ni de su comportamiento personal, ni de sus guerras, ni de su política. Su concepción de la divinidad –ellos en los suyo, nosotros en lo nuestro- los hizo supremamente libres de espíritu, les permitió pensar sin límites y los llevó a desarrollar una cultura cuya influencia pervive hasta nuestros días, no sólo por su lucidez intelectual, sino por la belleza de sus creaciones.
La mitología griega fue y sigue siendo una de las más ricas del mundo. De ella extraigo hoy a un dios que me encanta y que descubrí por medio de mi hermana, Lavinia. Se trata de Kairos, el dios de lo efímero; “the god of the fleeting moment”. Kairos es veloz, se representa corriendo y con una mata de pelo espesa cubriéndole la frente. Para atrapar ese instante efímero que puede significar la diferencia entre la mediocridad y la grandeza, entre la suerte o el infortunio, hay que agarrar a Kairos del pelo antes de que se escape. Para verlo cuando pasa, hay que mantener los ojos abiertos, la percepción alerta; hay que saber escoger una vida que tenga conciencia del valor del tiempo y de las mil y una maneras en que éste se pierde. Pero Kairos no tendría que llevarme a pensar en el tiempo perdido. Más bien tendría que obligarme a pensar en los instantes decisivos que quizás no he visto, ni atrapado; los poemas e ideas que dejo se escurran. Imagino un sitio al que van a parar esos hijos de Kairos que viven en cada uno de nosotros; esos instantes cuyas posibilidades no supimos leer.
kairos

Nota en Wikipedia:
The following epigram by Poseidippos was carved on the statue of Kairos:
“Who and whence was the s culptor? From Sikyon.
And his name? Lysippos.
And who are you? Time who subdues all things.
Why do you stand on tip-toe? I am ever running.
And why you have a pair of wingyour feet? I fly with the wind.
And why do you hold a razor in your right hand? As a sign to men that I am sharper than any sharp edge.
And why does your hair hang over your face? For him who meets me to take me by the forelock.”
And why, in Heaven’s name, is the back of your head bald? Because none whom I have once raced by on my winged feet will now, though he wishes it sore, take hold of me from behind.
Why did the artist fashion you? For your sake, stranger, and he set me up in the porch as a lesson.

Be Sociable, Share!

One thought on “KAIROS, el dios del instante efímero

  1. Brandon

    I read a lot of interesting articles here. Probably you spend a lot of time
    writing, i know how to save you a lot of work, there is an online tool that
    creates high quality, google friendly articles in minutes, just search in google – laranitas free content source

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *