gio

Gioconda Belli invitada de honor a la Feria del Libro de Santa Cruz, Bolivia

Estaré en la 17ava Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Espero que los que anden por ahí puedan llegar a verme. Mis presentaciones serán las siguientes:

 

Martes 31 de mayo: Salón Gabriel René Moreno. Hora: 19.00h.

Conferencia Magistral

 

Miércoles 1 de junio: Salón Dante Alighieri. Hora: 21.00h

Panel “Feminismo en la Literatura”.

Participan Gioconda Belli, Magela Baudoin, Giovanna Rivero, Nadia Fink, Sylvia Puentes. ONU Mujeres.

 

Viernes 3 de junio: Salón Enrique Finot. Hora: 19.00h.

Presentación del libro “La Composición de la Sal” de Magela Baudoin, presentado por Gioconda Belli.

 

 

GB

Entrevista realizada a Gioconda Belli por el periodista Amir Valle, de la DTV alemana

1.- Un Festival de Literatura, en los tiempos que corren, tiene mucho de locura, y especialmente si se realizan en países donde los problemas económicos asfixian la cultura. La tozudez característica de los creadores, sin embargo, hace posible la existencia de numerosos festivales, pero lamentablemente muchos de ellos quedan sólo en la anécdota de un encuentro entre colegas. Alcanzada ya la cuarta edición de este Festival, ¿en qué sentido consideras que ha beneficiado “Centroamérica cuenta” a las letras nicaragüenses y centroamericanas?

Pero es una locura buena y además contagiosa. Han proliferado en América Latina. Y creo que la razón de esto es que son exitosos, que llenan un vacío muy grande de contacto entre las culturas que va más allá de comercio o la diplomacia. Son contactos de persona a persona, alrededor de libros, de poesía, de narrativa. La gente tiene la oportunidad de oír charlas interesantes, de aprender cosas. Centroamérica Cuenta ha sido muy importante como un espacio para reunir el gremio de escritores del área con sus pares Latinoamericanos y españoles y poner la literatura de Centroamérica en el mapa. Por otro lado, los países pobres por lo mismo de serlos, tienden a ser insulares. Un evento como éste, abierto al público, les da la oportunidad de asomarse por una ventana a lo que piensa esa extraña profesión que se dedica a la imaginación.

 
2.- Cuando se habla de literatura latinoamericana, los nombres de los escritores y las obras de Centroamérica suelen ser relegados, cuando no son olvidados. En el caso de Nicaragua, salvo Cardenal, Sergio Ramírez y tú, Gioconda, cualquiera puede llevarse la impresión de que se trata de un páramo literario. ¿A qué razones crees que se deba esa “marginación” de la que muy pocos nombres se salvan?

Precisamente una de los objetivos de Centroamérica Cuenta es llamar la atención de editoriales y periodistas del mundo cultural sobre autores poco conocidos fuera del área. En América Latina se está escribiendo mucho y bien, pero en cada país sólo dos o tres nombres se vuelven conocidos. Las editoriales, las secciones culturales de los diarios se han visto reducidas en presupuestos o números de páginas en los últimos años; se relega a la cultura del arte para que predomine la cultura de masas, los artistas, las celebridades. Por lo mismo quizás los creadores hemos tenido que inventarnos espacios y complicidades para evitar esta marginación de que hablas.

3.- Hablemos de poesía… Escribir en un género que ha tenido poetas de la inmensidad de Rubén Darío y que conforman un listado tan variado que va desde Alfonso Cortés, Claribel Alegría, hasta un majestuoso Ernesto Cardenal o la fugacidad lírica de Leonel Rugama, es realmente casi un acto heroico, como si quisiera hacerse real eso de que “Nicaragua es tierra de poetas, pues quien no es poeta es hijo o nieto de poetas”. Sin embargo, tu irrupción en el género estuvo marcada por la irreverencia, por un modo muy singular de escribir sobre el cuerpo, la sensualidad, las libertades íntimas que las convenciones aplastaban ¿fue azar ese modo de zambullirte en la poesía o tuvo que ver en ello tu activismo social?

Fue un azar. Mi activismo social empezó a raíz de que la poesía me llevó a frecuentar el mundo de la literatura, los poetas, los pintores en Managua, un ambiente que hervía en deseos de cambio y que colaboraba de cerca con el movimiento sandinista clandestino. Yo escribí lo que escribí inicialmente, sin ninguna idea de que lo que hacía era tabú para una mujer. La verdad es que no fue lo que escribí, sino el hecho de que quien lo escribía era una mujer, lo que causó el revuelo. Escribir no como “objeto” sexual, sino como sujeto de la propia sensualidad era raro en aquel tiempo

4.- Llama mucho la atención que, aunque muchas veces, como en tu más reciente novela, te ocupes de temas casi netamente femeninos, buena parte de los acercamientos a tu obra dicen que no puede hablarse de ese feminismo que, buscando la emancipación, levanta muros de automarginación. Creo que eres uno de los más claros ejemplos de que la mujer puede tener voz propia desde esa hermosa sensibilidad y esa sensualidad que sólo posee una mujer; creo que tu obra, desde sus inicios, así lo demuestra. ¿Qué piensas, desde tu experiencia como escritora, sobre tan polémico asunto?

Tal vez el error ha sido considerar el feminismo como un pensamiento redondo. Para mí, más que feminismo, hay feministas y cada una expresa una manera de pensar que tiene que ver con su propia experiencia. Creo que hay puntos de partida comunes, experiencias comunes, pero no hay recetas iguales para todas. En “El Intenso Calor de la Luna” Emma la protagonista, descubre que llegar a la madurez puede ser el comienzo de una aventura y de una revolución individual. Lavinia, de La Mujer Habitada, descubre que no sólo basta una revolución individual, sino que se requiere una revolución colectiva. Pero Emma vive después de esa Revolución en la que Lavinia participa y que no logra todo lo que se proponía. Emma es más escéptica, pero encuentra a fin de cuentas su propia respuesta, igual que, en otro contexto, la encuentra Lavinia.

5.- Sé que fuiste y sigues siendo una intelectual que valora mucho el activismo social y político del gremio y de cada creador dentro de nuestras complejas realidades. Según las circunstancias socio-políticas actuales, tal parece que los escritores latinoamericanos seguiremos siendo abatidos por esa polaridad compromiso social– escritor casi como una condicionante de la existencia. Es como si la discusión entre Camus y Sartre sobre el papel del escritor, de la que ya muy pocos se acuerdan en la actualidad, siga siendo una constante vital para el caso del escritor y el intelectual en América Latina. ¿Cuál es tu posición ante este “dilema”?

Creo que hemos aprendido a respetar las opciones y a juzgar menos duramente a nuestros colegas. Ser comprometido o no dejó de ser una medida que se aplica a cada escritor latinoamericano. El compromiso que hoy más se exige es el del escritor con su propia obra y con sus lectores. El mundo antes era blanco y negro y había lugar para esas discusiones; hoy cuando el mundo es tan gris y a menudo indescifrable, creo que uno juzga la ética, la nobleza, los valores humanos de las personas más que sus posiciones políticas.

 

6.- Otro gran reto que quiero lanzarte: Nicaragua, como se respira en toda tu obra, es un hálito inseparable de tu personalidad y de tu esencia como creadora. ¿Qué le duele hoy a Gioconda Belli de esa Nicaragua por la que tanto ha luchado?

Me duele que siga siendo el país más pobre de la América continental. Y tantas cosas más, pero esa es la más dura de todas.

 

GiocondaBelli

Gioconda Belli en Centroamérica Cuenta

Conversatorio “La geografía de los cuerpos: literatura y erotismo”.

 

De Las mil y una noches al Decamerón, del Marqués de Sade a Henry Miller y a D.H. Lawrence, el sexo ha sido una constante en la literatura. El sexo todo lo contiene: cuerpos, almas, significaciones, pruebas, purezas, delicadezas, resultados y anunciaciones, como entonó Whitman. ¿Es posible una buena literatura sin una dosis de erotismo? ¿No es acaso la imaginación el personaje invisible y siempre activo en todo encuentro erótico y en toda narración? Gioconda Belli (Nicaragua), Almudena Grandes (España) y Erick Aguirre (Nicaragua), conversan con Carlos Salinas Maldonado (Nicaragua).

 

Están todos invitados este miércoles 25 de Mayo, a las 6.30 PM en la Alianza Francesa, Teatro Bernard-Marie Koltés

Carlos Herrera, Confidencial

Los árboles de mi ciudad – Un canto de Gioconda Belli “al verde futuro de los árboles desterrados”

Canto  a la ceiba,

al madroño,

al roble,

a genízaros y

jiñocuagos.

Esos árboles-monumentos de nuestras tierras,

de verdes y sueltas cabelleras

durarán lo que dure mi vida,

la de mis hijos

y quizás la de mis nietos

 

Los árboles eléctricos, en cambio, perecerán.

Una a una se apagarán sus luces.

Se corroerá el metal de sus troncos.

Sus esqueletos descascarados

serán vendidos como chatarra.

Terminarán tristes

en el cementerio de las cosas inútiles.

Un día la  noche y el sonido del viento

cruzando la ciudad

serán nuestros otra vez.

Así está escrito en el libro secreto de la Tierra.

 

Canto a la ceiba

al madroño,

al roble,

a genízaros y

jiñocuagos.

El verde futuro

de los árboles desterrados.

——-

Abril, 2016

Publicado en Confidencial: http://confidencial.com.ni/los-arboles-ciudad/