Una ruta hacia la conciencia feminista: la poesía de Gioconda Belli

blog

Una ruta hacia la conciencia feminista: la poesía de Gioconda Belli
Sofía Kearns
Furman University

 

En un lapso de 28 años, desde los poemas de amor adolescente llenos de sentimentalismo de Sobre la grama, (1970), hasta los de madurez de Apogeo, (1998), la poesía de Gioconda Belli permite ver una identidad femenina en su proceso de concientización feminista, que lucha por inscribirse como sujeto social y discursivo dentro de contextos claramente patriarcales.Ya varios críticos han analizado desde diversos ángulos la negociación que Belli ha hecho con la tradición patriarcal, especialmente con respecto a la imagen femenina, y a su relación con lo político. Greg Dawes y Jill E. Albada-Jelgersma, por ejemplo, han explorado la tensión que su discurso poético muestra entre la expresión de la subjetividad y la fidelidad al ideario revolucionario. Elena Grau-Lleveria demuestra cómo la aproximación al erotismo, elemento fundamental de la poética de Belli, es al mismo tiempo parte de la tradición y una alteración de la misma. Similarmente, Pilar Moyano observa que Belli negocia con imágenes y mitos tradicionales sobre la feminidad y la nación, no destruyéndolos o rechazándolos del todo, pero sí alterándolos y corrigiéndolos. Con este ensayo me propongo añadir una perspectiva más sobre esta tensión entre lo tradicional y lo nuevo en cuanto a la identidad femenina y su auto-inscripción textual y social, latente en toda la obra poética de Belli, siendo mi ventaja sobre las discusiones anteriores, con excepción de la de Grau-Lleveria, que mi análisis incluye la totalidad de la poesía de Belli hasta ahora publicada. De gran importancia para este estudio son las auto-definiciones contradictorias, aparentes y reales, del yo poético de Belli, a partir de las cuales pretendo seguir su proceso de concientización feminista.

 

Resulta muy útil como herramienta para este análisis el concepto “Mujer,” escrito con mayúscula y en singular, término de Sally Robinson, que define aquella “figura discursiva construida y movilizada de acuerdo con el deseo masculino, …esa noción metafísica y esencialista [de lo femenino] que ha sido continuamente producida por discursos y prácticas sociales hegemónicas” (Robinson 11).(1) En el contexto latinoamericano es el “eterno femenino” del que escribiera Rosario Castellanos, ese ideal imposible proveniente de la tradición judeo-cristiana impuesto a las mujeres. Al analizar la producción poética de Belli en su totalidad a partir del concepto “Mujer” se podrá constatar mejor su negociación con la tradición y su progresión hacia el pensamiento feminista.

 

La imagen monolítica “Mujer” se ha reproducido muchas veces en la literatura mundial y latinoamericana tanto masculina como femenina. Dentro de la literatura masculina, en particular, la imagen femenina ha aparecido, desde la misma poesía amorosa de Petrarca, como instrumento para la autodefinición del yo masculino. (2) Desde la patrística teológica, hasta autores clásicos como Henry James, Robert Musil y Marcel Proust, se ha representado lo femenino asociado al inconsciente, con la sexualidad, con lo pasivo, lo irracional y “lo otro” (Appignamesi 6-13). Dentro del contexto latinoamericano, no tenemos que rebuscar más allá de dos de los grandes poetas, José Asunción Silva o Pablo Neruda, para encontrar esta misma característica. En su producción poética, la mujer es el objeto del deseo y carece de una voz propia. (3) Así mismo, dentro del surrealismo, movimiento artístico de gran influencia en la literatura latinoamericana del siglo XX, Bethany Ladimer observó esta misma representación de la mujer, asociándola aún con la locura misma.

 

Ahora bien, nos preguntamos cómo se han auto-representado las mujeres dentro de esta tradición. Obviamente con dificultades, porque sus opciones han sido pocas: o emular la identidad femenina literaria heredada, o comenzar a cambiar las pautas tradicionales. Lo interesante es ver cómo las escritoras han negociado con la tradición, con frecuencia desafiando los modelos impuestos sobre su propia identidad, pero al mismo tiempo también amoldándose a ellos. Así por ejemplo es el caso de Delmira Agustini, quien se inscribió como sujeto del deseo erótico en muchos de sus poemas, aunque en muchos otros también se puso al nivel de objeto del deseo masculino, brindando su cuerpo para la inmolación. Alfonsina Storni, por otra parte, mostró la rebeldía feminista más abiertamente, dirigiéndose directamente al sujeto masculino y cuestionando sus tácticas. Sus logros fueron muchos pero no encontró ella puertas de salida a la encrucijada femenina. Su respuesta fue la auto-enajenación. Aún poetas más contemporáneas como la colombiana María Mercedes Carranza, por ejemplo, escribía en los setenta y ochenta del conflicto al confrontar las expectativas sociales femeninas de la sonrisa y la dulzura con su ira interior. Su yo lírico representaba a una mujer que rechazaba modelos femeninos tradicionales pero que todavía no había encontrado otros nuevos. Quizás por eso una de sus estrategias poéticas principales fuera la auto-ironía.

 

Por favor continuar leyendo en el siguiente link: http://www.lehman.cuny.edu/ciberletras/v09/kearns.html

 

Hillary Clinton: primera generación de mujeres poderosas

Hillary

Estoy convencida que gran parte de la animosidad que existe contra Hillary Clinton no tiene nada que ver con sus capacidades: tiene que ver con su manera de ser mujer. Es curioso, pero mientras a Donald Trump nadie le objeta el copete, el pelo teñido y su bufónica apariencia, Hillary despierta rechazo por sus trajes aburridos, su discurso serio, su negativa a ser juzgada por su ropa, su maquillaje y la falta de atributos, dizque “femeninos.” En su campaña electoral, ella ha decidido presentarse de manera muy neutral, para que la juzguen por lo que propone; por lo que sale de su boca y no su aspecto. Sin embargo, dentro de su propio partido, un hombre blanco, canoso, nada atractivo, ha logrado hacerle la competencia cuando parecía que ella llegaría invicta a la nominación.

 

El fenómeno social es interesante. La propuesta y los planes de gobierno de Hillary son sumamente realistas. Después de ver lo que Barack Obama ha tenido que soportar, la trabazón de las instituciones republicanas que le impidieron tantas veces llevar a cabo sus ambiciones y promesas, Hillary sabe que tendrá que lidiar con un congreso hostil. Bernie Sanders, por su parte, que debe conocer lo imposible de muchas de sus propuestas, se presenta como paladín anti-capitalista, anti-bancos y anti-ricos. Muy atractivo el discurso porque tiene razón en mucho de lo que dice; el problema es que nada de lo que propone pasaría el test de la realidad. Bernie Sanders, igual que Obama, tendrá que comerse sus palabras si llega a la presidencia. Hillary sabe esto y responsablemente ha decidido no proponer lo que sabe que no podrá cumplir dado el estado de las cosas en EE.UU. y sus contrincantes republicanos en el Congreso y el Senado.

 

En el panorama político de esta campaña, Hillary es la candidata más sólida, la que mejor conoce el terreno en que tendrá que lidiar sus batallas; es, a mi juicio, una candidata de lujo. Sin embargo, su ser mujer, su manera de ser mujer, conspiran contra ella. En un país donde el culto a la celebridad, a las estrellas de cine, y a lo superficial es, hoy por hoy, abrumador, Hillary es la antítesis de esa imagen sofisticada y “bella” que se ha instalado en la conciencia popular norteamericana como la imagen de la mujer “ideal.” Esa calidad de seriedad, de sustancia, de pies bien plantados en la tierra que debía sumarle adeptos, conspira contra ella dado el perfil sicológico de muchos y muchas de sus potenciales votantes. Igual que una serie de mujeres en el mundo que aspiran al poder, hay elementos de imagen que entorpecen sus gestiones. La disyuntiva consiste en decidir si presentarse asexuadas -opción preferencial de las mujeres que han aspirado o logrado cargos públicos- o hacer uso de su feminidad o simplemente asumirla. Las mujeres que han aspirado al poder en esta primera generación, me parece que han tenido miedo de ser femeninas. Han optado por evitar de cualquier forma que el hecho de ser mujeres pese en su imagen pública, han sido, de cierta forma, “hombres con faldas” que han renegado de los cánones de la imagen femenina y han apelado a la racionalidad de sus votantes. Creo que eso les ha rebotado.

 

Pienso que Hillary habría logrado posicionarse mejor haciendo uso de sus cualidades femeninas y no pretendiendo ser tan hombre como cualquiera de ellos. Hay un rechazo inconsciente de las mujeres y hasta de los hombres con esta actitud de “travestis” de las políticas. Nada evita que las juzguen como mujeres. No importa lo que digan o hagan, lo siguen siendo, pero encima de eso no se presentan ni como mujeres atractivas, ni como maternales, los dos arquetipos interiorizados en la cultura y en la psicología popular, y eso juega en contra de ellas. Sin manifestarse, creo que hay en el público un reclamo implícito a que no asuman las señas de identidad del género, a que se oculten bajo imágenes neutras.

 

Sé que este es un tema polémico entre nosotras las mujeres, pero yo seguiré insistiendo en que esta primera generación de mujeres que aspiran al poder, se equivoca al ocultarse y pretender que no las juzguen como mujeres. Como mis protagonistas de El País de las Mujeres las dirigentes del Partido de la Izquierda Erótica, que hacen alarde de su sexo, ellas en primer lugar no tendrían que temerle a sonar, vestirse y actuar como las maravillosas MUJERES que son.

 

De cualquier manera, espero que triunfe la razón contra los perjuicios en el pueblo norteamericano y que Hillary llegue a la presidencia.

——————————
Managua, Febrero de 2016

 

 

POEMA DEL AMOR QUE NO FUE A Ernesto Cardenal en sus 90

Gioconda_Belli_and_Ernesto_Cardenal_Nicaragua

Este poema habría querido publicar el día del cumpleaños de Ernesto Cardenal, nuestro querido y gran poeta, aquí se los dejo hoy.

 

POEMA DEL AMOR QUE NO FUE
A Ernesto Cardenal en sus 90

 

Yo habría querido ser Carmen o Claudia,
una de las muchachas que amó Ernesto
si yo hubiera sido una de ellas
no lo hubiera defraudado.

 

¡Ah! pero entonces ese hombre
habría perdido más de lo más que perdieron ellas
por no amarlo.
Un marido simplemente habría sido
otro más de saco y corbata con un oficio
profesor quizás o hasta abogado
y su soledad nunca habría sido suficiente
ni su silencio
para escribir los versos y poemas
que le inspiró el desamor.

Nada sucede en vano.
Por eso Ernesto se detuvo un día en una calle
abandonado del amor terreno
y allí lo asaltó Dios y lo envolvió y lo hizo suyo para siempre.
Empezó el pereginar de este poeta por la escalera luminosa de Jacob
y ya no hubo UNA mujer que lo amara
sino muchas y muchos hombres también.

 

Yo recuerdo en los años setenta
cuánto se me revelaba mientras lo leía.
Él me mostraba cual si lo estuviera viendo
a Bartolomé de las Casas
denunciando el maltrato que los españoles daban a los indígenas
¡Ah! Los pobres indígenas de América
El poeta lo cita diciendo que los indígenas eran
“pacíficos, con sus repúblicas bien ordenadas
proporcionados y delicados y de rostros de buen parecer
que pareciera que todos ellos fueran hijos de señores”
Y cuenta luego por boca de De las Casas los abusos que sufrieron
tanto abuso que leyendo
cuesta contener las lágrimas:
“porque se los llevaban en navíos a vender
y las criaturas nacidas, chiquitas parecían
porque las madres no tenían leche en las tetas
y se ahorcaban desesperadas con los hijos
y las mujeres tomaban hierbas para no parir”
Ernesto a mí me hizo asomarme al principio de estas tierras cuando la codicia
y la esclavitud no se conocían, cuando Gonzalo Fernández de Oviedo
hizo la crónica de la abundancia del Nuevo Mundo
y describió plantas, animales y pájaros nunca vistos.
Yo me enamoré más de Nicaragua maravillándome de sus maravillas
como si las viera, como Oviedo, por primera vez.
“Gonzalo Fernández de Oviedo viene a Castilla
y cuenta de los mameyes, que saben a melocotones
y a duraznos, o mejor que duraznos, y huelen muy bien
y son de más suave gusto que el melocotón; del guanábano
que es un árbol muy grande y hermoso
y la fruta es de una pasta como manjar blanco
espesa y aguanosa y de lindo sabor templado
y del guayabo que cuando está en flor huele tan bien…………………
huele como el jazmín y el azahar”

 

De todo eso nos habló Ernesto
cuando escribió El Estrecho Dudoso
uno lee ese poema y se alegra de la estrella
de cuyo polvo emergió el poeta que recogió estas crónicas
las tejió e hilvanó
para que nosotros viviéramos como presente ese tiempo antiguo.

 

En su Hora Cero
Ernesto amasó el pedestal en el que colocamos a Sandino,
habló de ese “nicaragüense en el extranjero
un “nica” de Niquinohomo
trabajando en la Huasteca Petroleum Co. de Tampico
y tenía economizados cinco mil dólares
y no era militar ni político
y cogió tres mil dólares de los cinco mil
y se fue a Nicaragua a la Revolución de Moncada
pero cuando llegó, Moncada estaba entregando las armas
Pasó tres días triste en el Cerro del Común
triste, sin saber qué hacer
y no era político ni militar
Pensó y pensó, y se dijo por fin:
Alguien tiene que ser
y entonces escribió su primer manifiesto”

 

Si una canción de amor
“la Adelita” fue el himno de Sandino
los versos de Ernesto hechos música
fueron banda sonora de la Revolución Sandinista
“¿Qué es aquella luz alla lejos? ¿Es una estrella?
Es la luz de Sandino en la montaña negra”
La poesía de Ernesto más poderosa
que una ametralladora 50;
un arma que no mataba pero que entraba como un proyectil
en la conciencia.
Yo tengo aún en mis ojos la imagen de otro poema, el Canto Nacional, mimeógrafeado,
las hojas engrapadas pasadas de mano en mano.
Un poema clandestino donde se enumeraba a los pájaros
“el pájaro bufador de los suampos, que da bufidos
en los suampos, en los pantanos
y claro también como el zanate clarinero
Zanatillo zanatillo
el pájaro de los oprimidos……………………….
y el che-che de las montañas del norte, la de las guerrillas
que canta CHE CHE CHE CHE CHE CHE”

 

Ernesto dice también:
“Desmentir a la AP, a la UPI
ésa es también la misión del poeta”
y él cumplió su misión a cabalidad.
Viajó a Cuba y habló de lo que vio
y mucho de lo que escribió en ese libro era conmovedor
como decir que alguien tenía un par de zapatos solamente
pero no le importaba porque sabía que en la isla
todos sin excepción tenían zapatos
y nadie andaba descalzo.

 

Yo habría querido ser una de las muchachas
que amó Ernesto
pero si ellas le hubieran correspondido
no existirían sus epigramas, sus salmos
ni Solentiname,
la única utopía que llegó a ser real en América Latina
no el lugar que no es; sino el lugar que fue
donde Ernesto dijo misa y enseñó a escribir poesía.
De allí nació toda una generación de pintores
y una escuela de arte primitivo
y las plantas y pájaros de sus esculturas
y los muchachos como Laureano Mairena
que fueron valientes y lucharon por liberar la Patria
y quedaron vivos y mal hablados para siempre
en poemas que hoy se leen lo mismo en chino que en alemán.

 

Pocas veces se ha visto un uso más fructífero de la nostalgia
que la que hizo el poeta;
la sublimación del amor humano por el divino
el paso de la Tierra al Universo y Pluriverso,
al hombre quieto asomado en la noche oscura al telescopio
“Cuando no tengas respuestas –nos dice- mira las estrellas
(las estrellas que están en tu retina)
No es que respondan. También ellas preguntan
Mirándonos a nosotros, habitantes de una estrella”

 

Ahora yo me acogeré al silencio
No hablaré más de lo que él ha sido, hecho, y pensado
Yo callaré para que él nos lo cuente
Y oigamos su voz
Esta noche en que nos convoca
Y en que por obra y gracias de sus palabras
somos todos las muchachas que amó
Y que lo amamos.

 

Gioconda Belli
Enero 27, 2015

 

 

A mis seguidores en Miami, los invito a mi presentación el domingo 22.


miami book fair

A quienes viven en Miami, tengo el gusto de invitarles a mi presentación en Miami el Domingo 22 de Noviembre a las 4:15

Dos fabuladoras latinoamericanas. Gioconda Belli (Nicaragua) y Perla Suez (Argentina). Domingo 22 @ 4:15 pm, Room 3209 (Building 3, 2nd Floor)

Y aquí les comparto el programa de los autores iberoamericanos de ese día.

http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article44509722.html

Dolida por París, pensando en Nicaragua

libertad

El fanatismo religioso, la revancha, viejas cuentas, la noción de ser dueños de la única verdad, todas estas son razones agazapadas detrás de la violencia desatada en los ataques en París.

 

Mientras Europa acoge a miles de refugiados que huyen de ISIS, esta organización manda un claro mensaje: sus partidarios están dispuestos a llevar la violencia a cualquier parte y para hacerlo no necesitan de mucho más que su fanatismo, un arma y la libertad de movimiento de la que gozan la mayoría de los seres humanos en cualquier ciudad del mundo.

 

Estamos viviendo el fin de esa libertad. Si el 11 de septiembre cambió para siempre la manera en que viajamos, pronto estaremos atravesando barreras de seguridad para entrar en cines, salas de fiestas, malls. La sola idea de pensar cómo nos protegeremos reta la imaginación.

 

En estos tiempos parece que pocas zonas del mundo quedarán exentas de la precariedad de una seguridad cuyo velo puede ser rasgado violentamente en cualquier momento.

Los atentados de París han sucedido una semana antes de que en Nicaragua se proceda a discutir y aprobar, con los votos disciplinados de la bancada de ese nuevo FSLN en cuyo seno ya no se discute, una ley de Seguridad Soberana que crea una suerte de anillo constrictor de las libertades públicas y lo pone en mano de las instituciones, ahora politizadas, del Ejército y la Policía Nacional.

 

Esa ley pondrá la vida de todos nosotros, ciudadanos de este país, bajo el control de gente armada con una mentalidad, ya no deliberante o crítica, sino absolutamente obediente, al servicio de un gobierno que solo admite la libertad de los demás mientras esta no constituya un cuestionamiento o una amenaza a la hegemonía de su poder. Ya hemos visto las desproporcionadas reacciones oficiales o policiales ante el más pequeño intento de protesta ciudadana. El mensaje es bien claro: mientras ellos lo quieran aquí no habrá espacio para que surja o se consolide una oposición.

 

Toda oposición se enfrentará a obstáculos mayúsculos en todos los ámbitos: será golpeada si sale a la calle, comprada, infiltrada, dividida, ilegalizada, sus votos no se contarán, será desprestigiada y vilipendiada por todos los medios al alcance del poder. Podrá existir, decir, escribir, pero sus derechos políticos llegarán hasta donde este nuevo FSLN decida.

 

El partido gobernante y sus medios no tienen reparos en satanizar cualquier oposición. La legítima aspiración de otro partido de tomar el poder con otra propuesta, es calificada ante la población como un atentado del enemigo, una traición de personas desalmadas que quieren hacerle daño a la Patria o que hacen la voluntad del recurrido imperialismo.

 

Dado que estas han sido las reglas del juego hasta ahora, no puede ser menos que sospechoso que se intente pasar una ley donde acusaciones como esas que mencioné puedan calificarse de “amenazas a la seguridad nacional” o “traición a la Patria”

En los setentas, yo fui, como muchos otros, condenada en un tribunal militar somocista precisamente por traición a la Patria, o sea por ser sandinista. ¿Cómo no ver paradójico que este nuevo sandinismo quiera establecer las condiciones para hacer lo mismo que hizo Somoza?


¿Por qué ahora? ¿Por qué a las puertas de un proceso electoral? Con encuestas que les dan un porcentaje de aprobación tan alto, ¿qué saben ellos que no sabemos nosotros del verdadero estado de opinión dentro del país?

 

Y si la intención de pasar esta ley es insólita, además de preocupante, ¿cómo no ver la conexión entre esta y el hecho de que a la par se plantee una reforma judicial que permitiría que cualquier ciudadano fuera retenido para investigación de la policía por sesenta días, antes de pasar —efectivamente— ante un juez.

 

El hábeas corpus y la intervención del juez no desaparecen técnicamente pero en la práctica se faculta a la policía a que se tome hasta dos meses para realizar la investigación y pasar el caso ante el juez. Cualquier ciudadano que sea detenido podría pasar dos meses en una de las cárceles sucias y malolientes de nuestro derruido sistema penitenciario o de El Chipote, antes de que se le declare inocente o de que su caso sea procesado.

 

Lo que está sucediendo, lo que se planifica en el Estado en estos días, es muy serio y va a tener serias consecuencias. Los sandinistas no deberían pasar esta ley, ni cambiar el sistema judicial. No deberían hacerlo si quieren ser mínimamente fieles a la historia y a todos los que lucharon y sufrieron las consecuencias de leyes como las que se quieren reeditar.

 

Empecé con los atentados de París porque este es un momento difícil, porque estamos en un mundo donde están desapareciendo las libertades, amenazadas por fanatismos religiosos y fanatismos políticos, por la violencia, el individualismo y la intolerancia. Es un momento para reflexionar sobre la necesidad del respeto al derecho ajeno como piedra angular del progreso, la paz y la armonía social.

 

Los poderes surgidos de la violencia, de la imposición, de las amenazas, tarde o temprano engendran monstruos. La democracia es un sistema imperfecto, hagámosla mejor, pero no la cambiemos por la dictadura.